Firman convenio para la construcción de viviendas para la comunidad LGBT+

Firman convenio para la construcción de viviendas para la comunidad LGBT+

El Gobierno Provincial, a través del Ministerio de Vivienda, Tierras y Hábitat Social, firmó un convenio de Asistencia Financiera con la Fundación Vamos a Andar, para la construcción de 25 viviendas que serán destinadas a la comunidad LGBT+, en el marco del programa Casa Propia que se ejecuta desde el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación.

 

 

El convenio fue refrendado por el gobernador Ricardo Quintela y tomaron parte además el ministro de Vivienda, Tierras y Hábitat Social, Ariel Puy Soria; el secretario de Hábitat, Pedro Flores; el secretario de Vivienda, Diego Rivero; el coordinador del Promeba, Pablo Mercado; entre otras autoridades. El mismo establece un monto de inversión de 122.416.424 pesos de financiamiento nacional y tendrá un plazo de ejecución de 12 meses.

 

Tras la firma del convenio se dispuso de manera automática un anticipo de 10.201.368 pesos. Las unidades habitacionales serán ejecutadas por la Fundación y serán controladas y fiscalizadas por el ministerio de Vivienda, Tierras y Hábitat Social.

 

En ese sentido, el titular de la cartera de Vivienda, Ariel Puy Soria, destacó que la construcción de las 25 viviendas para la comunidad LGBT+ supone “una mirada transversal en materia de género para avanzar en políticas habitacionales que permitirán el acceso a la vivienda digna”.

Mientras que el secretario de Hábitat, Pedro Flores, expresó que el programa de 25 viviendas “es el primero de su tipo en el país y se enmarca en las acciones para promover el acceso a la vivienda digna del programa interministerial “Habitar en Igualdad” del Gobierno Nacional”. Flores agregó que “estas viviendas son una operación urbana de visibilidad de la comunidad trans, con una idea de ciudad diversa y equitativa, en un concepto de hábitat doméstico con sentido inclusivo. Este programa recoge una demanda histórica y colectiva respecto a la necesidad de promover políticas públicas inclusivas que garanticen el acceso a la vivienda”.

 

Cabe destacar que esta comunidad fue históricamente vulnerada, con índices de calidad de vida por debajo de la media, con factores de discriminación constante, excluidas de los sistemas educativos, el mercado de trabajo y sin acceso a una vivienda adecuada, con una esperanza de vida entre 35 a 41 años.

 


Imprimir   Correo electrónico